5 mar. 2010

Sombras

Donna corre como si le fuera la vida en ello. Corre y se esconde entre los arbustos con miedo a que algo suceda. Es de noche, las sombras están a punto de llegar. Los ojos azules de aquél gato negro brillan en la oscuridad. Está segura de que algo malo va a pasar.
La música suena alta, muy alta, incluso parece que le va a estallar la cabeza. El tiempo se escapa de entre sus dedos, va rápido, con prisa, como el Conejo Blanco de Alicia. Las sombras han llegado, la están a punto de atrapar, ya comienza a sentir cómo la culpa y el remordimiento la empiezan a envolver. Las sombras inician su destino, ya la están consumiendo. Y así cual niña pequeña yace tendida en el suelo pensando en aquella niña rubia que se perdió como ella, con al diferencia de que Alicia sí supo volver a casa, no deja de escuchar : "Llego tarde, llego tarde" Sí, la salvación llega tarde, porque las sombras ya la han consumido.

1 comentario:

  1. ¡Ala! Seguro segurísimo que no pasa nada.


    (un té
    con pastas)

    ResponderEliminar