27 may. 2010

Con música todo es mejor

-Aprende a ser valiente, ¡Joder!
Pero ella no deja de llorar.
-¡Me estoy volviendo loca! -Y entonces da un grito lo más alto que puede.
Él la abraza y le da un beso en la frente, un beso de esos dulces que hacen que se olvide casi todo, CASI.
-Aún no me siento mejor, todo era más fácil cuando no estabas aquí... -Le resulta duro decir esto pero hace tiempo que no es feliz, todo se ha complicado desde la llegada de aquel hombre en su vida.
Él aún así sonríe, ligeramente, pero a ella casi le cuesta respirar. Está sofocada con un llanto como nunca nadie lo había escuchado. ¿Por qué cree que no es valiente? Ella sigue ahí, a pesar de todo, a pesar de que él la pegue. El problema está en que Paula está enamorada, y ya dicen que el amor es ciego. Veinticinco años ¿y malgasta la vida a su lado?
Él va hacia la habitación y la deja sola en la entrada. No se lo piensa dos veces y echa a correr. Abre la puerta y escapa, huye, vuelve a empezar, porque en el fondo no es tan difícil, pero primero hay que intentarlo.
Se oye música en su cabeza, es como si le hubieran puesto banda sonora a su vida, todo es drama, dolor, pero eso se ha acabado.
Él se da cuenta e intenta seguirla, pero es demasiado tarde, Paula lo ha conseguido, a partir de ahora será una mujer libre, de las que ya casi no quedan. Aun que ahora ya no sabe confiar en nadie, pero no importa, todo ha pasado, ya no sufrirá más. No será fácil, pero sé que lo logrará, logrará ser feliz de nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada